Volver a nacer…para el running

Quien no está ocupado en nacer, está ocupado en morir.

Bob Dylan

 

Mirando al infinito

Ha sido complicado ver pasar este largo invierno sin poder recorrer mi tan querida y, ahora me doy cuenta, necesaria montaña. Además este invierno ha sido abundante en nieve en las cumbres altas de las montañas y ver todos los días las montañas blancas y pensar que la lesión me impedía pisar ese manto blanco, ¡bufff!…. ¡como se echa mucho de menos!.

Durante solo meses, pero que han parecido años, no llegaba a atisbar el final de este paro forzado pero por fin parece que el pie está decidiendo que se había cobrado, al menos una parte, del precio por los largos entrenos del 2016 y está volviendo, poco a poco, a permitirme ponerme de nuevo en marcha.

Leia hace unos días sobre el origen de las matemáticas y como el hombre desde tiempos inmemoriales ha sentido la necesidad, incluso antes de inventarse los números, de medir y cuantificar lo que le rodea. Y ahí me sentía yo identificado siempre midiendo los entrenos, no porque sea metódico en seguirlos, nada mas lejos de la realidad, sino por que el propio pique conmigo mismo me empuja a fijarme en los números hechos y querer siempre un poco más.

Así, si antes hacer una salida de menos de 10Km era una salida que no merecía la pena, no sumaba casi, Lo que son las cosas…ahora después de casi 3 meses sin correr poder hacerlo durante 25 minutos para recorrer 4Km y poder volver a sentirse corredor, aunque sea simplemente en el parque al lado de casa, es una bendición de dioses. Un regalo que no tiene precio y que me ha hecho disfrutar como hacia tiempo que no recordaba. Así pues parece ser que las matemáticas del running no resultan siempre exactas, el disfrute de solo esos 4Km fue mayor que salidas de muchos Km de antaño..

Lo más curioso que al día siguiente no me podia mover y no por la fascitis sino por las agujetas, benditas agujetas :-). Es increíble, unos pocos meses sin correr y al día siguiente las piernas doloridas, en cualquier caso pocas veces recuerdo un dolor más dulce.

Poco a poco he ido aumentando la distancia y el tiempo. La fascitis daba la sensación de ir yendo a mejor o eso queria pensar pero no me termina de abandonar y hay días mejores y peores. Al menos poder ir corriendo, aunque sea poco mientras va mejorando, me tranquiliza bastante.

Y así las cosas hace unas semanas me atreví a volver a correr por el monte por un recorrido fácil y casi sin cuestas. Es verdad que con no muy buenas sensaciones en la fascia pero sorprendentemente increíble sensaciones a nivel físico igualando tiempos del pico de forma del 2016. Parece que la bici ha servido de mucho, vaso siempre medio lleno :-).

He seguido corriendo desde entonces, pero las sensaciones del pie, no terminan de mejorar y he optado por cambiar el tratamiento y probar con la EPI que buenos resultados ha dado a otros corredores. Parece que la cosa ha mejorado algo, pero sigue arreglarse del todo, habrá que seguir teniendo paciencia, que remedio…

Hoy he probado en la montaña, con un recorrido serio, subiendo a la Maliciosa para completar 25Km con +1500m y de nuevo bien de físico pero el pie ¡Pufff! seguimos con dolor…que largo se está haciendo esto.

En cualquier caso volver a correr por la montaña me ha recordado por que adoro estar en  ahí y eso no hace otra cosa que recordarme que hay que seguir luchando para recuperar, como sea, ese pie.

 

 

 

 

 

Resumen 2016

El infinito es la poesia que utiliza la montaña para expresarse…

Jordi Tosas‏ @Jorditosas

Antes de sentarme a escribir este post necesitaba, dado lo lejos que aparenta quedar ya enero de 2016, recapitular todo lo vivido en este último año que ya toca a su fin. Y que mejor manera que leer de nuevo las entradas que durante este año han vestido este blog. El objetivo de comenzar a escribirlo fue precisamente tener una bitácora que me permitiera volver a sentir, vivir y recordar todo lo disfrutado y es que la memoria, a veces tan volátil, con el paso del tiempo se va dejando detalles que la letra escrita y la fotos permiten guardar intemporalmente.

Recorrer la naturaleza a golpe de zancada forma ya parte de mi forma de entender esta vida y estos últimos doce meses afortunadamente ha sido prolífico en grandes rutas:

Un año en el que me apunté un premio muy especial para mis vitrinas de conquistas deportivas: el UTMB. Aunque cabría dentro de la lógica que este gran premio eclipsara la trayectoria de todo el año esto no sería justo. Ha sido de nuevo un gran año donde he vuelto a disfrutar de rutas de muchas horas en la sucesión, casi infinita, de subidas y bajadas que dibujan las montañas.

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-0-25-48

Lamentablemente además de cumplir con un sueño este año también ha hecho acto de presencia el lado oscuro del deporte, la lesión. Desde enero he sufrido una fascitis plantar que me ha estado molestando durante todo el año y que a final del mismo me ha obligado a parar. A mitad de noviembre la lesión no mejoraba e incluso comenzaba a molestarme más por lo que decidí que había llegado el momento de parar. Una decisión que sigo creyendo acertada, pero que cuesta dar. Acostumbrado a utilizar el running como válvula de escape prescindir de esta herramienta tan poderosa para equilibrar el día a día me está resultando duro. Después de casi un mes y medio, la cosa parece que va mejorando pero no lo suficiente para permitirme volver a correr así que toca comenzar el nuevo año con la esperanza de que no a mucho tardar 2017 me permita volver a ponerme las zapas de correr. Ese será sin dudarlo el regalo que pediré a Sus Majestades los Reyes Magos.

En cualquier caso como parar del todo me es imposible y como no hay mal que por bien no venga el no poder correr me ha permitido sacar tiempo para volver a coger la bicicleta. Esa gran amiga que tenía aparcada desde septiembre de 2015. Regularmente pensaba en cogerla pero al final no encontraba el momento y ahora este ha llegado. De esta manera en diciembre he recorrido las montañas desde otro punto de vista, subiendo puertos de montaña con la bici de carretera y recorriendo caminos embarrados con la MTB. 🙂

181220163094img_20161210_145011

De vuelta al trail para 2017 ya tengo agendadas dos motivadoras aventuras para el primer semestre del año:

  • Penyagolosa Trails®CSP: 115Km +5.500m
  • Lavaredo Trail. 120Km. +5.800m

Es posible que a las dos no llegue, ya veremos como evoluciona la fascitis, en cualquier caso voy a intentarlo y sino seguro que algo interesante se cruzará en el camino. No tengo la menor duda.

¡Feliz 2017!

 

Disfrutando un sueño: UTMB (Parte 3 La carrera hasta Chamonix)

Continuación de Disfrutando un sueño: UTMB (Parte 1 El Camino)  

y de Disfrutando un sueño: UTMB (Parte 2 La carrera hasta Courmayeur)

Para afrontar una carrera tan larga como el UTMB había pensado que la estrategia adecuada era dividir la misma en dos partes. Con la llegada a Courmayeur había terminado la primera parte con éxito, ahora tocaba afrontar la segunda como si de una nueva carrera se tratara. Tenía la convicción, aunque quedaban más horas por delante de las que ya llevaba, de que lo más difícil ya estaba hecho y en este tramo que ahora tocaba recorrer contaba con dos ventajas: conocía el terreno de cuando corrí el CCC y los tiempos de corte eran bastante más amplios. Por el contrario las muchas horas ya acumuladas, la segunda noche y sobre todo la duda de como se comportaría mi cuerpo una vez que superara mi récord de kilómetros en carrera, que estaba situado en 120Km, aparecían como riesgos en el horizonte.

Salimos del Polideportivo de Courmayeur cruzando todo el pueblo y pasando por las calles por donde dos años antes comenzaba la aventura del CCC. A diferencia de entonces, que empezábamos subiendo a la Tête de la Tronche para después bajar al refugio Bertone esta vez subimos directamente al refugio. Nos ahorramos así unos pocos kilómetros, pero vamos que de kilómetros íbamos bien servidos. 🙂

Eran las 13:00h y hacía mucho calor, más de 30ºC marcaba el termómetro a la sombra y encima el terreno que íbamos a recorrer durante todas las horas que nos quedaban de sol eran zonas altas, muy expuestas, sin un bosque que nos protegiera. Eramos conscientes, por tanto, que iba a ser duro pero bueno era lo que había y ahora tocaba poner en valor el trabajo realizado durante los entrenos veraniegos, incluso con más calor, que hemos sufrido durante estos últimos meses. Peor lo tenían los compañeros de carrera que venían de países mas fríos donde no están acostumbrados a estos calores y eso se noto claramente en el número de abandonos.

Al salir de Courmayeur vamos por una calle que tenía una fuente cada pocos metros y donde todos los corredores aprovechamos para refrescarnos, mojar la gorra y beber. Así lo hicimos en la primera, en la segunda y en la tercera fuente. Acababa de agacharme debajo del caño de esta tercera fuente y comenzaba a beber cuando vino un francés pegando gritos diciendo que el agua de esa fuente no era potable que lo ponía en un pequeño cartelito en italiano debajo de la misma. Según le oigo escupo toda el agua que tenía en la boca, pero unos buenos sorbos ya le había pegado. El tema me tuvo preocupado toda la subida pensando como una tontería así podía arruinar la carrera que hasta el momento teníamos controlada, como empezara con problemas gastrointestinales la cosa se podría complicar bastante. Así durante toda la subida fui con el estomago revuelto pero más por sugestión que porque el agua me hubiera sentado mal. Aun así todo tiene su lado bueno, entre que el ibuprofeno hizo su trabajo y que yo tenía la mente pensando más en el estomago el pie desapareció temporalmente de mi lista de preocupaciones. 🙂

ld_34179701

La subida era dura (5Km con 815m desnivel+) y el calor apretaba. Al menos la primera parte estaba protegida del astro rey por densos bosques. Mientras trazábamos las zetas del sendero, que nos hacían ganar altura rápidamente, íbamos adelantando “cadaveres” de corredores que habían salido poco antes que nosotros y que iban ya agotados. Incluso nos encontrábamos con otros que iban en sentido contrario, corredores que lo habían intentado pero que una vez en marcha se dieron cuenta de que no podían y volvían a Courmayeur dado que el siguiente punto para abandonar estaba a más 17Km, demasiada distancia si vas tocado.

Nosotros afortunadamente íbamos bien. El calor apretaba, pero vamos como todo el verano en España. Nos concentramos en mantener un ritmo cómodo y sobre todo en beber mucho. Ha pasado hora y media desde que salimos y pasábamos con buenas sensaciones por el control del Refugio Bertone.

captura-de-pantalla-2016-10-04-a-las-0-09-49

Ahora teníamos por delante la parte más “plana” de toda la carrera 13Km 385m+ y 570m- y, en mi opinión, la más bonita también. Desde la altura que habíamos ganado estábamos situados en un balcón perfecto para admirar toda la sucesión de glaciales que descendían desde la magnánima montaña del MontBlanc que en todo momento se mantenía a nuestra izquierda en este tramo.

img-20161012-wa0028

Aproximadamente 1h:40m nos llevo recorrer los algo mas de 7Km que separaban los refugios de Bertone y Bonatti y eso que el terreno era asequible. Pero de nuevo preferimos mantener un ritmo cómodo ya que quedaban muchos kilómetros por delante. Aun así constantemente íbamos adelantando corredores, buen síntoma este. Los que decidieron correr mucho al principio ahora comienzan a pagar el esfuerzo mientras nosotros seguíamos bastante enteros. Viendo después de la carrera las estadísticas en este tramo de 7Km conseguimos adelantar a 101 corredores, esto no es como empieza sino como acaba.

img-20161012-wa0026

Es curioso que aunque solo he pasado por estos caminos una vez en mi vida hace dos años me acuerdo del camino bastante bien. Cierto es que las distancias a veces me despistan porque tenía el recuerdo de que eran mayores o menores en algunos tramos pero recuerdo bien cada paso, cada subida, cada bajada y eso ayuda mucho, me encuentro como corriendo en casa.

img-20161012-wa0032

Salimos del refugio Bonatti en busca del final de valle. Una vez allí tocará emprender la subida a unos de los puertos más míticos de la zona el Grand Col Ferret. Después de una zona tambien de falso llano, comenzamos una rápida bajada para llegar al control de Arnuva. Llegamos animados y con una hora de adelanto sobre el tiempo de corte.

panoramica5

Arnuva es un punto de control precioso, con una gran pradera verde que es recorrida por un río recién nacido en los glaciales de la zona. Además el avituallamiento esta lleno de familias que siguen a corredores, incluidos muchos niños que dan al sitio un ambiente espectacular. La verdad que nos quedamos con ganas de habernos tumbado en la pradera y simplemente ver pasar a los otros corredores pero eso tendrá que ser otro año, este tocaba seguir camino de Chamonix.

img-20161012-wa0016

De Arnuva salimos cruzando el río por un puente de madera y directamente comenzamos a subir el Gran Col De Ferret para salir del valle. Son 4.5Km con +754m. De nuevo toca mentalizarse y armarse de paciencia para afrontar una subida que nos llevará su tiempo. Llevamos casi 100Km pero vamos sorprendentemente enteros, incluso diría que cada kilómetro que pasa vamos más animados y con mayor confianza.

ld_34222903

Aun así para afrontar la subida decido tomar un gel, que a la postre, será el único gel que tomaré en toda la carrera. Siempre llevo geles encima pero prefiero no tomarlos y sustituirlos por comida normal. Es una opción que me ha permitido siempre evitar los temidos problemas de estomago. Uno de los retos mas importantes cuando te enfrentas a un ultra. El esfuerzo que supone una carrera tan larga hace que sea imprescindible ir comiendo durante la misma para reponer la energía gastada. Si el estomago te falla, y es fácil tomando solo geles, lo tienes jodido. Por eso prefiero comer comida normal: pasta, sopa, chocolate, embutido, queso, pan… y aquí con unos avituallamiento especialmente bien surtidos es muy fácil alimentarse adecuadamente sin necesidad de tomar geles.

Según vamos ganando altura la panorámica del valle por el que hemos estado corriendo las últimas horas se muestra espectacularmente ante nosotros. Parece mentira pero sí, hace unas horas estábamos recorriendo las montañas que se ven al fondo ¡Impresionante!

img-20160829-wa0023

Vamos subiendo manteniendo un ritmo constante. El reloj no engaña y aunque coronar el puerto nos llevo 1h.46m, la subida, sorprendentemente, se nos hizo corta. Es lo que tiene ir con buenas sensaciones, disfrutas del camino y todo parece más fácil 🙂

panoramica6_2

¡Que bien recordaba esta imagen! Poco antes de llegar se distingue la carpa amarilla que montan como base de vida en lo alto del puerto. Ver esta carpa significa que hemos conseguido superar con éxito otro puerto más y van ya muchos 🙂

20160827_190302

Hemos completado los primeros 100Km en 25h, curiosamente menos tiempo del que nos llevo completar hace dos años los 100Km del CCC. En aquella ocasión cuando llegábamos a meta hablaba con Felix acerca de la cansados que íbamos y que éramos incapaces de imaginarnos tener que hacer 70Km más ¡Vaya locura!. Je, je pues el momento había llegado, acabamos de cruzar la frontera de los 100Km y nos quedan todavía la friolera de 70Km. ¡Casi ná!

Llegados a este punto mentalmente cambiamos la forma de contar los kilómetros. Pasamos de medir los que llevamos a medir los que nos quedan. Esto no hace que nos quede menos distancia o esfuerzo pero es un truquillo simple para engañar a la mente y funciona muy bien :-).

Delante nuestro tenemos la bajada más larga de la carrera, casi infinita…20Km por delante que se hacen, para mi al menos, más duros que la reciente subida. El castigo infligido a piernas y pies en esta bajada es muy importante por lo que, siempre con política conservadora, decidimos andar a ratos lo que nos permite ahorrar esfuerzos que seguro que agradecimos después.

ld_34223396

Casi llegando a La Fouly comienza despedirse el sol de nosotros. Hoy Lorenzo ha apretado de lo lindo pero ello no ha sido un gran obstáculo para nosotros acostumbrado a correr en días incluso más calurosos. Ahora nos toca volver a sacar el frontal para adentrarnos en la desconocida, por ambos, segunda noche de carrera. Me viene a la mente la primera noche donde salvo un momento a las 5:00h la había pasado sin problema con el sueño gracias a David pero esta segunda ¡Bufff! ¿Quien sabe como se comportará el cuerpo?

Han pasado ya 8 horas desde que salimos de Courmayeur y el pie, que hasta ahora me ha había dejando tranquilo, vuelve a quejarse, está claro que el efecto del ibuprofeno se está pasando. Aprovecho para llenar bien el estomago en el avituallamiento y me tomo otro ibuprofeno. ¡Mano de santo! Pocos kilómetros después el pie vuelve a quedarse en silencio.

Llegamos a Praz de Fort. Un pueblo pequeño donde nos encontramos unos vecinos que están haciendo en su jardín una barbacoa regada con abundante cerveza mientras los corredores pasamos a su lado con cara de envidia, para que negarlo ;-). Un poco más adelante en otra casa nos encontramos una agradable sorpresa, una familia más solidaria que la anterior, ha puesto un avituallamiento con café y te calentito en su propio porche. Con el calor que hemos pasado durante el día ahora la temperatura ha bajado considerablemente y se agradece mucho el detalle. El avituallamiento es servido por los niños de la casa que disfrutan de ofrecerte ese pequeño vaso lleno de vida. A estas alturas este detalles se agradecen de sobre manera, ese té me supo a gloria y me sentó todavía mejor.

Después de toda la carrera con el cielo despejado a la salida de Praz de Fort comenzamos a ver como el cielo y las cumbres de las montañas que nos rodean se llenan de nubes negras. ¡Que mala pinta tiene esto!. Poco después las nubes comienzan a intercambiar rayos entre ellas que lo iluminan todo, por segundos parece que se hace de día. El resultado es un escenario estremecedor donde la naturaleza te recuerda lo poquita cosa que eres frente a ella. Los rayos cada vez caen con más frecuencia y comienzan a caer gotas, paramos y decidimos ponernos los chubasqueros todo apunta a que nos mojaremos. En este momento coincidimos con otro español y nos comenta que no es prudente seguir con esta tormenta. Que el ha estado en otras carreras donde por mucho menos la organización ha decido suspender la misma al no poder garantizar la seguridad de los corredores en la montaña. Cierto que el panorama asustaba, pero ninguno de los dos lo vimos tan mal como para suspender la carrera. En fin nos dio la sensación que era casi más un deseo como justificación para abandonar en el siguiente control que una realidad. Afortunadamente cuando llegamos al control la organización no dice nada al respecto. Vía libre, por tanto, para continuar.

 captura-de-pantalla-2016-10-16-a-las-21-03-29

¡Bien! Por fin llegamos al final de la bajada, han sido casi 3 horas de continua bajada, incluso más tiempo de lo que han durado muchos entrenos de este año :-P. Ahora ¡Por fin! toca subir durante 3 kilómetros para llegar a Champex-Lac. Las luces del pueblo arriba de la montaña delatan donde está nuestra próxima meta.

Son las 0:35h y entramos en Chapex-Lac con 1h:54m sobre el tiempo de corte. Como había estimado ahora en cada control ganábamos tiempo al corte. Además según la pantalla que había en el avituallamiento habíamos conseguido adelantar 351 corredores desde Courmayeur. ¡Que subidón! La posición en la clasificación final nos da igual pero el hecho de estar las últimas horas continuamente adelantando corredores, para que negarlo, es un refuerzo positivo de que el planteamiento de carrera que estamos realizando esta siendo el correcto y ello nos motiva para seguir.

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-23-42-46

En la entrada al avituallamiento esta mi padre esperándonos. En Courmayour le había dicho que estuviera en este avituallamiento por si necesitaba hacer cambio de ropa de cara a la noche o cambiar algo del material pero una vez allí estimé que lo que llevaba era suficiente para intentar acabar. Para llegar ahí el pobre se tuvo que tragar dos horas de coche bajo la intensa lluvia que caía en todo el valle de Chamonix y luego una buena espera en Champex. De nuevo, como ya dije antes el valor del acompañante es incalculable. Si la entrada a meta siempre es un momento muy emotivo después de tantas horas de esfuerzo el hacerlo conjuntamente con la persona que te ha dedicado todo su tiempo en exclusiva durante casi dos días es la ostia. Gracias a la organización por entenderlo, apoyarlo e incluso fomentarlo.

Dado que en este avituallamiento estaba permitido a los acompañantes entrar a la zona de corredores hicimos aquí la segunda parada larga de la carrera. Fueron casi 30 minutos donde mi padre nos puso al corriente de las penurias que habían pasado los corredores que iban por delante nuestra. La tormenta, afortunadamente para nosotros, no nos pillo de lleno pero a los corredores que iban unas horas por delante nuestro les cayo lo más grande, lo que provoco que algunos tuvieran que abandonar por hipotermia. Que jodida es la montaña, por el día te asas de calor y unas horas después estas congelado. Hasta el mismo Chamonix llego la tormenta donde cayo una buena…

img-20160828-wa0036_2

Costo salir de Chapex-Lac, en la carpa se estaba calentito y fuera nos esperaba el frío y tal vez la lluvia en proporciones épicas. Afortunadamente cuando nos pusimos en marcha no llovía, aunque el cielo plomizo no auguraba nada bueno. Rodeamos el lago que da nombre al pueblo y poco después nos volvimos a encontrar en medio del monte solo alumbrados por el foco de nuestro frontal y con 10Km por delante para salvar otros 810m de desnivel.

De la meta nos separaban 45Km y tres subidas que mirándolas en el perfil de la carrera parecen más asequibles que todas la que hemos subidos anteriormente. Aun así mi experiencia me recordaba que el perfil de esta última parte de la carrera no reflejaba la realidad del terreno. Tal vez sea por el cansancio acumulado pero estas tres últimas subidas se hacen duras. En este punto es donde la ventaja de conocerte el terreno ayuda bastante y ese as lo tenía en la mano. 😉

Al poco de salir vamos subiendo por un sendero despejado y David me pregunta:

– ¿Quieres que te cuente una mala noticia?

– Pienso: ¿Una mala noticia?… ummmm…Por supuesto cuéntamelo, sea lo que sea mejor saberlo 🙂

-¿Ves esas luces en el cielo?

-Si, parecen estrellas, pero que raro está nublado.

-Si, eso parecen pero no, son frontales de corredores que llevamos delante.

-No me jodas. ¡Hasta ahí tenemos que subir!

-Sí, hasta ahí al menos, no se si ese es el final de la subida.

-Jajaja pues nada, vamos para allá.

Todo el mundo comenta que es habitual, debido al cansancio acumulado, en la segunda noche tener visiones o alucinaciones. Lo sentidos y la mente ya agotados te terminan por jugar malas pasadas. En mi caso también tuve mi ración pero visto lo que les pasa a otros corredores las mías fueron bastante “light” ;-). Las raíces y piedras que estaban en el camino tenían barro de las pisadas de los otros corredores que habían pasado anteriormente por ahí. Yo iba andando mirando al suelo para evitar tropezar y todas las raíces y piedras me daban sensación que estaban escritas, jajaja, lo se,  una tontería pero es lo que veía, mejor dicho lo que mi cerebro componía. Al principio me resulto extraño que la gente de esa zona se dedicara a escribir texto en estos soportes tan particulares pero no tenía yo la mente para muchos pensamientos profundos y termine por hacer lo más fácil: no le mayor importancia y seguí avanzando viendo piedras y raices escritas. Al cabo de unos minutos, que no fueron pocos, tuve la claridad para reflexionar que vaya tontería estaba creyendo ver. ¿Como iban a estar las piedras y raíces serigrafiadas? Así que me esforcé en intentar leer el texto en una de ellas y entonces sí, me di cuenta que no ponía nada ¡Era solo barro! :-P. Ello no me evito continuar viendo estas alucinaciones durante toda la noche hasta que salió el sol pero desde este momento ya no le dí más importancia al asunto.

Fuimos toda la subida hablando y a pesar de lo alto que se veían los frontales al comienzo de la misma, de nuevo, esta subida se nos hizo corta aunque necesitamos casi tres horas para recorrer sus 11,5 kilómetros con 820m de desnivel. Una vez arriba 5Km de bajada para llegar a Trient, una bajada complicada, como todas por la pendiente que tenía, pero que no recuerdo especialmente dura.

Entramos en Trient a las 5:15h de la madrugada después 35h:15m de carrera habiendo recorrido ya 142Km y dejando el tiempo de corte ya en 3h:35m, en este último tramo hemos conseguido meter más de una hora y media a la bolsa. Llegados aquí ya hemos superado ambos muy ampliamente nuestro récord de kilómetros en carrera y sorprendentemente seguimos muy enteros fisicamente pero incluso mejor mentalmente. Seguimos avanzado como un gran equipo sin fisuras y empujando el uno al otro y sentimos que da igual lo que nos ponga por delante, podemos con todo. A estas alturas tener esas sensaciones simplemente no tiene precio.

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-23-43-24

A la entrada del avituallamiento hay de nuevo una carpa de Petzl donde personal de la marca te cambia las pilas al frontal, sea de la marca que sea, de manera gratuita. Esta vez aprovechamos el servicio para terminar las horas de noche que nos quedan con la luz del frontal a máxima potencia.

En los últimos kilómetros el pie ha vuelto a comenzar a quejarse. Mirando el reloj veo que han pasado unas ocho horas desde el último ibuprofeno así que aprovecho la parada para tomarme el tercer y ultimo ibuprofeno. La parada en este avituallamiento fue bastante rápida ya que no queríamos quedarnos fríos ni arriesgarnos a que nos diera un bajón al permanecer parados mucho tiempo. Comemos y bebemos de manera ligera y nos ponemos de nuevo en marcha.

Una vez salimos de Trident me viene un pensamiento a la cabeza que en cierta medida intento ignorar: ¡Vamos a ser Finisher! Todavía quedan 28Km y muchas horas pero la intuición me dice que con las sensaciones que tenemos alcanzar la meta en Chamonix es muy objetivo asequible.

Como viene siendo habitual después de cada avituallamiento comenzamos de nuevo a subir. Por delante tenemos 5Km con otros 820m positivos de desnivel. Son cerca de las seis de la mañana y llevamos casi una hora subiendo. Llevamos unos minutos en silencio y comienzo a notar que el temido sueño me vuelve a acechar. Una pena porque ya me había hecho la ilusión que esta noche me libraría pero parece que va a ser que no. Sigo andando intentando concentrarme en no cerrar los ojos pero imposible, poco a poco el sueño va ganándome la partida. Continuo andando pero en un momento se me cierran los ojos y termino pisando fuera del camino. David inmediatamente me grita:  ¡Paco, a donde vas! y me mete de nuevo en el camino. El susto que me dio David con su grito me sirvió para despertarme definitivamente hasta que pocos minutos después un nuevo día comenzó a amanecer. Me parece increíble pero he conseguido, a pesar de las minicrisis, superar las dos noches sin dormir. Lo que queda absolutamente claro es que sin David, que me sacó de los dos momentos críticos de sueño y me mantuvo despierto durante las dos noches dándome conversación no se si hubiese acabado esta carrera. ¡Vaya pedazo compañero! ¡Que suerte la mía! :-).

Con las primeras luces del día la segunda noche queda atrás y disfrutamos de un magnifico amanecer donde de nuevo podemos admirar la grandiosidad del entorno que nos rodea.

20160828_070151

Poco más de dos horas nos lleva esta penúltima subida. Aunque a estas alturas de la carrera nuestro ritmo es relativamente lento, aunque eso si sigue siendo constante y sin paradas, durante la subida continuamos adelantando corredores. Llegamos arriba y seguimos con fuerzas, contentos y con ganas de más. Ni en nuestros mejores sueños hubiéramos pensado llegar así a esta altura de la carrera.

20160828_065555

Ahora toca afrontar otra bajada de estas destrozadoras de cuádriceps y pies. La bajada es mayoritariamente por pista, por lo que técnicamente es fácil pero ¡Madre mía que pendientes!. Cuando, por fin, lleguemos a Vallorcine nos quedará una última subida muy exigente a La Tête aux Vents. No tiene sentido bajar rápido ahora, decimos una vez más ser prudentes y hacer una bajada tranquila buscando cargar lo menos posible las piernas. Consecuencia de ello es que nos vuelven a adelantar algunos de los corredores que superamos al final de la subida. Tenemos claro nuestro objetivo y estrategia y les dejamos pasar sin picarnos aunque nos cueste dejarles ir porque había fuerzas para seguirles.

Son las 8:50h de la mañana, llevábamos casi 39h y 152Km cuando entramos en el avituallamiento de Vallorcine con 2:30h sobre el tiempo de corte. En este último tramo hemos perdido tiempo de colchón pero nos da igual estamos eufóricos. Llegados aquí, ahora si, sabemos que vamos a terminar, que vamos a ser finishers. Tenemos ocho horas para completar los últimos 18km, tiempo más que de sobra aunque fuéramos muy tranquilos. Comemos sin prisas pero sin parar mucho tiempo y así con ganas y supermotivados nos ponemos de nuevo en marcha buscando el tramo final.

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-23-44-26

Antes de comenzar a subir a La Tête aux Vents hay un tramo largo de enlace en el cual vamos hablando animosamente destacando lo increíble que es ir a estas alturas de carrera con tan buenas sensaciones. Tenemos ante nosotros la subida más técnica de la carrera llena de escalones de piedra pero nos da igual sentimos que podemos con eso y mucho más.

34190152

Al poco de empezar a subir nos alcanza un corredor que lleva haciendo la goma con nosotros desde hace tiempo. David se pica y dice en alto “Esta vez no nos va a pasar”, inmediatamente me viene un único pensamiento a la cabeza “Llevamos más de150Km y 9.000m+, estamos subiendo la última y dura subida de la carrera y tenemos ganas de darle caña ¡Que pasada acabar así!”. Dicho y hecho nos ponemos a subir rápido, el hombre se nos pega atrás pero ni pide paso ni intenta meter pierna ;-), el ritmo que esta poniendo David no permite intentar adelantamientos. Durante la subida adelantamos a una familia compuesta de padre y dos chicas. La chica mayor también se pica y se une al grupo, vamos los cuatro subiendo a buena cadencia y adelantando a corredores. La chica aguanta durante unos dos kilómetros y comienza a ceder. David no para y sigue a ritmo y nosotros dos detrás. Llegamos arriba los tres juntos después de haber adelantado a 33 corredores en los 4Km con 700m+ que tenía la subida. Vaya lujo poder permitirse estos ritmos a estas alturas. Paramos para sacarnos una foto con el gran MontBlanc de fondo. La cara lo dice todo, que poquito nos queda para cruzar ese arco que dejamos en Chamonix hace dos días.

img-20160829-wa0030

Desde que coronamos La Tête aux Vents hay un tramo de falso llano de 3Km hasta el último control de La Flégère. Como hace dos años el terreno lleno de piedras sueltas hace que el avance sea lento y la impaciencia por llegar a La Flégère hace que este tramo se nos haga muy pesado pero llegamos y la alegría al entrar en el último control es evidente. ¡Lo tenemos!

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-23-46-29

Solo nos quedan 7Km de bajada a Chamonix. Dura sobre todo al principio de nuevo por la excesiva pendiente pero ahora que ya no tenemos que reservar corremos todo el rato. La primera parte de la bajada es por pista pero pronto entramos en el bosque y bajamos rápido por un precioso sendero lleno de raíces, piedras y barro que nos lleva al Chalet de la Floria, un bar con unas vistas impresionantes del MontBlanc a menos de 3km de Chamonix. La carrera pasa por la terraza del local.

img-20160828-wa0014

Fue llegar al Chalet y de nuevo una cascada de emociones se apodero de mi. Cuando hace dos años pasé por aquí con Felix en la CCC no pudimos parar y desde entonces nos prometimos que cuando viniéramos a correr la UTMB si consiguiéramos llegar hasta aquí pararíamos a tomarnos una merecida cerveza. Lamentablemente esta vez Felix no pudo estar aquí fisicamente, pero si estuvo presente en alma cuando daba el primer sorbo a esa cerveza fría, muy fría, que supo a gloría.

¡¡¡¡Esta va por ti Felix!!!!

Diez minutos  estuvimos allí parados disfrutando de este merecido premio mientras que por la terraza iban desfilando los corredores que poco antes habíamos adelantando. Me gustó el comentario de uno que al verme con la cerveza en la mano exclamo: “¡A beer! ¡You are the boss!” 😀

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-0-25-48

En el chalet me esperaba también mi padre que había subido andando desde Chamonix para acompañarnos corriendo los últimos Km de la carrera. Unos últimos kilómetros especiales que se hacen largos y cortos a la vez. Largos porque estas deseando cruzar por fin la ansiada meta. Cortos porque sabes que el sueño que te ha motivado los últimos años está llegando a su fin.

Llegamos a meta poco antes de las 14h. Una muy buena hora porque Chamonix está muy animado. Los últimos metros son impresionantes, entre la emoción que uno lleva dentro por la magnitud del reto conseguido y el numeroso público que aplaude igual que si fueras el ganador se crea un atmósfera indescriptible acrecentada, además, por el hecho de poder entrar de la mano con tu gente que también se han esforzado y sufrido para que hoy estuviéramos entrando bajo el increíble arco de meta del UTMB. Son momentos de euforia que recordaremos toda nuestra vida.

34320187

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-23-47-07

ld_34208082

ld_34224706

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-23-47-33

Y todo acabó, han sido 44h para completar los increíbles 170Km rodeando el MontBlanc ¡Somos Finishers del UTMB! algo que tan solo unos meses antes habitaba en el mundo de los sueños ahora es una realidad.

sin-titulo

Horas después de terminar la carrera es cuando comienzas a asimilar la locura que has logrado completar y todo el esfuerzo y tiempo que ha sido necesario para tamaño empresa. A pesar de estar casi dos días seguidos corriendo cuando estas en ello todo pasa muy rápido. Solo piensas en lo que te toca vivir en ese instante, nunca en lo pasado y menos en lo que te espera por delante, solo disfrutas del momento, pura lección de vida. Ahora comodamente sentado en un banco de una abarrotada plaza de Chamonix comienzas a recapitular la cantidad de experiencias únicas que has acumulado. Ha habido buenos y malos momentos pero no tengo ninguna duda, los buenos han superado ampliamente a los malos. Cuando leo en muchos blogs lo sufrido y complicado que ha sido llegar a Chamonix y comparas con lo bien que llegamos nosotros me reafirmo en que nuestro ritmo fue perfecto para cumplir con nuestro objetivo. Muchos corredores entraron antes de nosotros, algunos incluso muchas horas por delante, pero terminar disfrutando hasta el último metro es lo que yo busco ahora en este tipo de aventuras y eso conseguimos cumplirlo de pleno. Aunque salimos de Chamonix a mitad del pelotón, o eso nos pareció, llegamos al  primer control en posición 2.191 (de 2.550 corredores que tomaron la salida). En una carrera que meteorológicamente por el calor fue dura (42% de abandonos) conseguimos realizarla siempre de menos a más y finalmente llegamos a meta el 1.071. Adelantamos 550 corredores en los primeros 80Km hasta Courmayeur y otros 570 hasta meta después. En todo momento tuvimos buenas sensaciones y las necesarias fuerzas para avanzar. Tanto que, aunque sinceramente estábamos deseando llegar a meta, si hubiera sido necesario correr más kilómetros no tengo duda de que los hubiéramos hecho sin mayor problema y por supuesto con una sonrisa en la cara como el resto de la carrera. Esa actitud nos permitió disfrutar de cada unos de esos 170Km que nos han dejado de alguna manera marcados de por vida. ¿Pudimos haber corrido algo más rápido? Seguramente pero la respuesta correcta a esta pregunta sería ¿Para qué?.

Otra cosa que me quedo clara es que la experiencia es un grado. La actitud y el ritmo no son otra cosa que la consecuencia de foguearse durante años en pruebas de menor entidad para llegar a conocerse uno mismo y aprender a positivizar cualquier situación. También se ha notado, con Pez a la cabeza, los buenos maestros y compañeros que he tenido estos años y que tanto me han enseñado. Todo ello me ha permitido forjar una experiencia que ha resultado imprescindible para afrontar este reto preparado física pero sobre todo psicológicamente.

Y por último pero no menos importante la compañía de David. A pesar de haber entrenado bien y tener la experiencia ganada durante los últimos años lo que te aporta un buen compañero en una aventura tan larga no tiene precio. Ya he contado como tiro de mi durante las noches y como consiguió mantenerme despierto en los peores momentos donde el sueño intentó vencerme pero su ayuda no solo se quedo ahí. Durante el resto de la carrera el entendimiento entre ambos fue completo lo que hizo que fuera un placer compartir tantas horas juntos. Solo diré una cosa más, llegue a la meta casi sin voz y así estuve los siguientes dos días después de casi no parar de hablar durante las 44h que estuvimos corriendo. No se decir de que hablamos tantas horas pero mientras el resto de los corredores iban callados nosotros éramos autenticas cotorras que no parábamos de ejercitar las cuerdas vocales además de las piernas  :-D.  Gracias David.

¡¡¡Ahhh!!! ¿Y mi tobillo? pues no muy mal tras una paliza de tantos kilómetros. Después de la carrera durante poco más de una semana estuve con el pie que me dolía al apoyar, fue al fisio y no le dio mayor importancia solo me dijo que reposara y se curaría solo y así fue. Desafortunadamente cuando me dejo de doler volvió a aparecer las molestias de mi ya compañera de vida la fascitis que ahí sigue más o menos igual así que me toca seguir conviviendo diariamente con ella. En cualquier caso mientras me deje seguir corriendo, en fin, que no me quejo mucho… eso sí  estoy deseando que en algún momento nuestros caminos se separen. 😉

¿Y ahora que? Pues ahora todo. Este era un hito al que soñaba llegar desde hace años pero nunca lo vi como un punto y final. Esto nunca podía ser un punto final, solo un punto y aparte hacia nuevas aventuras, nuevos retos y en definitiva nuevos sueños que llegarán. Después del terminar el UTMB he estado más de un mes parado pero más por cabeza que por piernas. Necesitaba relajarme, no sentir obligación de correr, en fin como siempre después del gran reto anual descansar a nivel psicológico. Ahora cuando termino de escribir este texto dos meses después de la carrera ya estoy deseando ponerme nuevos retos que me motiven. De momento los Alpes, si la suerte de un sorteo me acompaña, vuelven a estar en el camino…..

Disfrutando un sueño: UTMB (Parte 2 La carrera hasta Courmayeur)

 

Continuación de Disfrutando un sueño: UTMB (Parte 1 El Camino)

Todavía sin recuperarnos de los emocionantes minutos previos a la salida nos encontramos corriendo en medio de un largo túnel de gente que animaba, gritaba y aplaudía enfervorecidamente al paso de los corredores. Este impresionante escenario nos acompañó durante casi un kilometro hasta que poco a poco, según fuimos acercándonos a las afueras de Chamonix, la densidad de público fue disminuyendo. Poco antes de la salida del pueblo ahí estaban para vernos pasar mi padre y la familia de David. Paramos unos segundos para un último abrazo y partimos de forma definitiva a por el UTMB.

salida-de-chamonix

Acabamos de superar ya nuestro primer kilometro y nos encontramos trotando rápido por una carretera asfaltada en leve descenso. Después del subidón moral de la salida, ahora si, comenzamos a asimilar que la carrera es ya una realidad y que nos esperan muchas, muchísimas horas por delante para disfrutar de esta aventura.

Enseguida abandonamos el asfalto para entrar en una pista de tierra con continuos toboganes, la tendencia es bajada pero el terreno sube y baja constantemente. Algunas subidas, aunque cortas, tienen bastante pendiente y casi todos los corredores comenzamos a andar cuando la cuesta se pone vertical conscientes de todo lo que queda por delante y por tanto que no tiene sentido gastar ya fuerzas aunque en este momento todavía las piernas estén intactas y pidan continuar corriendo.

Estamos alrrededor del Km 3 y empiezo a notar que me caen algunas gotas en los gemelos, miro el cielo y está despejado. Miro la boquilla del camelback y esta cerrada. Pienso «que raro» y sigo corriendo. Unos pocos metros después noto que ya no son unas simples gotas. La mochila expulsa agua a raudales por la parte inferior. Paro alarmado a un lado del camino. Sospecho que la pieza de donde sale el tubo del camelback se ha despegado de la bolsa y por ahí se está saliendo el agua. Si es así la bolsa está inutilizada y un detalle tan tonto puede significar el fin de mi carrera, no se puede correr sin agua. Es curioso porque justo la bolsa la había cambiado un par de semanas antes porque la anterior comenzaba a despegarse y no quería arriesgarme a que terminara de despegarse durante la carrera. Así que en Chamonix salía con un bolsa nueva que solo contaba con dos salidas y allí estaba yo en la carrera más importante de mi vida con la mochila perdiendo agua a raudales. No me podía creer que me pudiera estar pasando esto. Abro la mochila, empiezo a sacar precipitadamente todo el material hasta que puedo ver la parte baja de la bolsa y efectivamente veo como un manantial de agua sale de misma haciendo un arco perfecto :-O. Por fortuna enseguida me doy cuenta que lo que se ha soltado es el tubo que sale de la pieza que está pegada a la bolsa. Vuelvo a colocar el tubo en su sitio y el agua cesa de salir. ¡Que alivio sentí! Solo pensar que mi carrera se acabara allí, por esa tontería me había puesto ya de los nervios. Salí de Chamonix con 1.5L y perdí un litro en el incidente. Menos mal que todo el material iba metido en bolsas de plástico y eso evitó que se mojara. Cuando nos incorporamos al pelotón la mochila todavía chorreaba por la parte inferior, pero eso después del susto, no me importaba nada.

Llegamos Les Houches Km 8 y toca afronta la primera subida exigente a Le Délevret. Son 6Km donde ganaremos 900m de altura. Como comentaba en el “post” anterior el pie izquierdo no está bien y me lleva molestando desde la misma salida, a estas alturas es toda una incógnita como evolucionará. De momento por suerte el dolor, no se si por la motivación, es soportable.

img-20160829-wa0013

Por otro lado en cuanto comienzo a subir noto que el vendaje que llevo en el pie izquierdo me empieza a rozar. Por el Km 10 decido que no puedo arriesgarme a que de momento la leve rozadura se termine convirtiendo en una herida con todos los Km que me quedan por delante. Volvemos a parar a un lado del camino y procedo a quitarme todo el vendaje. Que paciencia está teniendo David conmigo. ¡Gracias tío!

panoramica1

Ganamos altura muy rápido y las vistas del valle de Chamonix comienzan a ser impresionantes acrecentadas por una bonita puesta de sol que hace que el MontBlanc luzca rojizo.

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-0-25-05

Coronamos y afrontamos la bajada con respeto ya que había leído que era complicada con bastante pendiente y zonas de césped resbaladizo.

ld_34199417

No se si será por el tiempo seco que nos tocó pero la bajada no me pareció nada del otro mundo. Durante la misma la noche cayó sobre nosotros así que nos plantamos en Saint-Gervais ya con el frontal puesto, tocaba comenzar a gestionar mi mayor miedo en esta carrera: las noches y el sueño contra el que me cuesta una barbaridad luchar en cuanto hace acto de presencia.

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-0-20-03

Llegamos a Saint Gervais, primer punto de corte, con solo 37 minutos de margen pero no me incomoda. La verdad esperaba llegar con algo más tiempo pero las dos paradas tampoco han ayudado. Lo importante que llegamos bien, sin ningún problema físico y gastando lo justo en la primera subida/bajada. La gestión del esfuerzo es un tema de suma importancia en una carrera de tantos kilómetros. Mi objetivo lo tenía claro desde antes de salir: terminar y si era posible disfrutando, me daba igual las horas que ello me llevará. Toda la estrategia de carrera la había condicionado a perseguir este objetivo lo que invalidaba cualquier intento de buscar ninguna marca concreta. Disponía de las 46:30h, el tiempo máximo que permite la organización, y tendría que gestionarlas convenientemente. Dado los tiempo de cortes algo justos de la primera mitad de carrera había asumido que durante esta primera parte iba a ir pegado a los mismos. Si llegaba bien a la segunda parte (del kilómetro 78 al final) ahí podría comenzar a ganar algo de tiempo al reloj. Por ello no me incomodó pasar este primer corte con solo 37 minutos. Era lo planificado, el plan se iba cumpliendo. 🙂

Pasado este primer control, como no, tocaba volver a subir, una constante en esta carrera donde casi no hay zonas llanas. Pero ahora no tocaba una subida más de las muchas que componen la carrera sino la más larga, menos mal que acabamos de empezar :-). Teníamos por delante 23Km de continua subida para salvar 1.800m de desnivel positivo. Para enfrentarte a una subida tan larga toca mentalizarse y armarse de paciencia, sabes que lo que vas a tardar se mide mejor en horas que en minutos y, por ello, es necesario comenzar con la idea asumida. Sin prisas pero sin pausa vamos avanzando y así entre palabra y palabra nos encontramos pasando, a media subida, por Les Contamines manteniendo 36 minutos con respecto al corte.

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-23-39-20

Al pasar por este avituallamiento ya vemos gente que está fundida y decide abandonar. Ya me lo habían comentado pero me impresiona verlo. Alguien puntualmente puede tener un mal día pero es que había bastante gente abandonando en ese punto en el que solo llevamos 31Km. Todos los que ahí estamos hemos necesitado correr en los últimos dos años tres carreras de mínimo 100Km y me cuesta llegar a entender esta tasa de abandono tan pronto y eso que hemos tenido, hasta el momento, una climatología perfecta.

Nosotros seguimos reservones y llegamos a ese punto estupendamente. Ya “solo” nos quedan 13 kilómetros de subida. Lo peor de ir de noche es que intuyes que estas en una zona preciosa pero no ves mas allá de la poca luz que da el frontal, una pena. A cambio disfrutamos del bonito ambiente con hogueras incluidas al borde del camino que nos esperaban al pasar por Notre Dame de la Gorge y de las espectaculares serpientes de luces que recorrían las montañas que nos rodean. Eso si, intimida ver frontales tan arriba, casi en el cielo. ¡Madre mía lo que nos queda por subir!

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-0-18-11

Después de casi dos horas de subida por fin coronamos. Segunda subida superada :-). Ahora toca bajar lo cual muchas veces es incluso peor que subir pero no esta vez, al menos como yo lo recuerdo. Bajamos de nuevo rápido y continuamos con buenas sensaciones cuando llegamos al control de Les Chapieux. Llevamos ya 50Km y esta vez sí, hemos ganado tiempo al corte. Ya vamos 1h:14m por encima.

Como comentaba en la primera parte de este relato salí de Chamonix junto a David. Hablando antes de la carrera me comentaba que, como yo, su único objetivo era terminar. Aunque nos conocíamos con anterioridad y habíamos coincidido en algunas carreras nunca habíamos corrido juntos. Bueno debo decir que habíamos coincidido en las salidas porque el que siempre llegaba mucho antes que yo, así que cuando yo llegaba el ya estaba camino de casa :-). Por tanto sin haber compartido kilómetros salimos juntos pero sin obligaciones. Cada uno a buscar su carrera, aun así desde los primeros metros congeniamos a la perfección. Tanto que enseguida ambos nos dimos cuenta que el destino nos había juntado para que hiciéramos esta carrera juntos. Hacer equipo en carrera es complicado. Distintos ritmos, distintas estrategias, distintas formas entender este deporte. Todas perfectamente válidas, pero todas diferentes y complicadas de encajar. Si difícil es encontrar un compañero para compartir una media maratón de montaña ni que decir tiene que una carrera de tantos kilómetros como el UTMB no es el marco ideal para hacer la carrera en pareja si previamente no hay una simbiosis perfecta. Son muchas horas, esfuerzo, sufrimiento y malos momentos lo que cocina un caldo ideal para un mal arrebato que haga que se rompa en pedazos la necesaria armonía en la pareja. Pero este no fue el caso. Tal como paso con Félix hace dos años en este mismo sitio en la CCC (hermana pequeña del UTMB) de nuevo esta vez se produjo ese mágico “feeling” con David. No fue algo buscado, preconcebido o forzado, en tal caso no hubiese funcionado, simplemente surgió. Los dos nos entendimos y complementamos a la perfección desde el primer momento y conseguimos hacer equipo y repito EQUIPO. Para acabar estas carreras tan largas siempre hace falta un punto de suerte, El equipo que erigimos fue nuestra pizca de suerte en esta carrera. Sin David es muy probable que al menos yo no hubiera acabado el UTMB. Su compañía durante las dos noches fue, sin duda, determinante para el éxito de esta aventura.

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-23-39-45

En Les Chapieux de nuevo vemos bastante gente abandonando. Una constante que se repetirá durante toda la carrera, más lógico según vayan pasando los Km, pero a mi parecer todavía sorprendente en este punto de carrera en la que estamos. Un detalle que nos encontramos en este avituallamiento es que la organización había dispuesto de una carpa con pilas Duracell para cambiar las del frontal. Nos sorprendió el detalle.

Salimos del avituallamiento y nos encontramos con el único control de material que pasaremos durante la carrera. Me piden enseñar tres cosas y a seguir la marcha. Ahora tenemos 10Km y casi 1.000m positivos por delante hasta la siguiente cima. La salida de pueblo se hace por una pista asfaltada bastante monótona, Son casi las 5:00h de la mañana y nos encontramos constantemente gente que se ha echado a dormir al borde del camino. Nunca lo había visto en una carrera y me impresiona bastante ver como la gente es capaz de dormir casi en cualquier sitio, en el asfalto, en un piedra, incluso en el césped mojado :-O. También me llama la atención que con lo cerca que vamos de los tiempos de corte que haya gente se permita el lujo de echarse una siesta. En fin, cada uno planifica su carrera como quiere o como puede.

Son las 5:00h y llevaríamos unos 54Km y 11h corriendo. La pista es monótona y vamos todos callados concentrados en el paso. Hasta aquí me había respetado el sueño pero mi mayor enemigo aprovechó el silencio reinante para aparecer, como suele hacer, de golpe y sin aviso previo. Empiezo cerrando un poco los ojos y la depresión se va adueñando rápidamente de mi cuerpo. Así de ir de maravilla empiezo a sentir que las fuerzas me han abandonado y lo peor que no tengo ganas de seguir y entonces empiezan a aparecer los malos pensamientos: “Llevo 50Km y todavía faltan 120Km ¡Que coño hago aquí!”. Este mantra se repite una y otra vez en mi cabeza mientras mi ojos insisten en cerrarse. Parece una tontería pero no es fácil salir de este bucle. Por fortuna un momento de lucidez me permite suplicar a David: “David o comienzas a darme conversación o me quedo aquí dormido ahora mismo”. Dicho y hecho, no recuerdo de que hablamos pero fue comenzarme a charlar y despertarme. En pocos minutos de nuevo estaba con todas las fuerzas y ganas a tope. Aquí es donde se demuestra el valor de ir en pareja. Si no hubiese sido por David casi seguro que me hubieran cortado en el siguiente control. Aunque hubiese conseguido no dormirme el ritmo, en este estado, baja estrepitosamente. Gracias David.

Superado el bache subimos con buen ritmo siguiendo el camino que los frontales nos iban marcando. Con las primeras luces del día conseguimos coronar el “Col de la Seigne” y un maravilloso y espectacular amanecer de mar de nubes nos esperaba para agradecernos el esfuerzo realizado durante toda esa larga noche.

  sin-titulo

Ahora una bajada fácil buscando esas nubes que aparecían entre las montañas y a volver a subir los metros bajados para superar el Col des Pyramides Calcaires. En este tramo pisamos la única nieve de toda la carrera, tampoco se puede decir que fuera mucha y su paso fue fácil ya que estaba congelada y por tanto dura.

panoramica2

Coronamos y tenemos 8,5Km de bajada hasta el siguiente avituallamiento de Lac Combal. Nos esperábamos una bajada asequible como las anteriores pero no era eso lo que nos esperaba. Esta bajada nos sorprendió por lo técnica que era. Llevamos ya más de 62Km y puede que aunque de físico nos encontramos bien inevitablemente ya acumulábamos algo de cansancio y esa fuese la causa de que viéramos la bajada más complicada de lo que realmente era. No sé, pero fuera lo que fuese la verdad es que se nos atragantó bastante. Además mi pie vino a apuntarse a la fiesta. Desde que salimos de Chamonix me había ido doliendo, pero un dolor soportable. El terreno que habíamos pisado hasta ese momento era fácil y el dolor, aunque constante, no iba a peor pero esta bajada llena de piedras y zonas donde pisar bien era complicado hizo que tuviera varias malas pisadas. Estando bien estas no hubiesen tenido ninguna importancia pero con el pie ya tocado cada mala pisada me iba incrementando el dolor.

utmb15-utmb-pt-00-0021

14138095_1026472487478935_2338849168279944280_o

Al final llegue a “Lac Combal” con el pie con bastante dolor cada vez que apoyaba. El lento ritmo de estos Km además nos han hecho perder algo de ventaja sobre el tiempo de corte que ahora lo teníamos en 49 minutos. En este sentido nada grave seguimos cumpliendo el plan. Desayunamos algo rápido y a seguir.

img-20160829-wa0002

Salgo del avituallamiento muy preocupado por pie, no me deja andar bien. La salida es por una pista fácil y llana en ligerísima bajada, pero no encuentro la forma de apoyar el pie sin dolor. Esto me agobia bastante. David trata de darme conversación pero yo solo oigo los mensajes de dolor que me manda el pie. En otra carrera tal vez hubiera pensado en abandonar, pero no en esta. Que mínimo que llegar a Courmayeur, no pienso abandonar aquí.

14137993_1026472134145637_4923825485730743294_o

En un momento nos metemos por un sendero que sale a la derecha y que sube muy vertical. Curioso pero al subir cambio el paso y ello me alivia bastante el dolor. Subimos andando a buen ritmo con unas vistas que compensan cualquier molestia y ello me permite olvidarme por unos momentos del pie y volver a disfrutar.

panoramica4

20160827_101953

La subida hasta Arête du Mont-Favre la hacemos sin mayor contratiempo y una vez arriba tenemos 8,5 Km de bajada hasta Courmayeur, punto de avituallamiento importante y mitad de carrera. Puede parecer que lo tenemos fácil pero no. Uno de los recuerdos que me llevo del UTMB son lo duras que se hacen las bajadas, para mi mas complicadas que las subidas pero no por lo técnicas, que como se ven en las fotos son bastante corribles, sino por lo verticales que son. Cada bajada me machaca los cuádriceps y sobre todo los pies de manera importante.

panoramica3

La parte final de esta bajada hasta Courmayour no iba a ser menos ¡Dios que bajada!. A 4 Km ya se veía el pueblo abajo del valle y aunque bajamos rápidamente por senderos muy rotos, con raíces y sobre todo mucha arena suelta daba la sensación que Courmayeur siempre seguía a la misma distancia, nunca llegábamos. Tanta era la arena en esta bajada que si ibas detrás de un par de corredores se levantaba tal nube de polvo que mascabas el sabor de la tierra en suspensión.

Durante este tramo el pie se volvió a quejar amargamente del trato que le estaba infligiendo. Estaba claro que con todos los kilómetros que quedaban por delante, si pretendía seguir en carrera, no podía seguir así. No me gusta nada medicarme, lo había intentado e iba a hacer casi 80Km con el pie quejándose en mayor o menor medida pero no tenia sentido seguir así. En la bajada tome la decisión, por primera vez en mi vida me tomaría un ibuprofeno en carrera después de comer bien en Courmayeur para evitar molestias estomacales. Si, ¡lo se! no es para tanto tomarse un ibuprofeno, la gente lo toma ante un dolor de cabeza, pero insisto no me gusta tomar nada.

Aunque se hizo pesado este tramo por fin conseguimos llegar a Courmayeur con 1h:16m sobre el tiempo de corte así que de nuevo volvíamos a ganar margen de tiempo. Muy buena noticia esta ya que la parada en Courmayeur, según la planificación, iba a ser la más larga de toda la carrera. Tocaba compartir minutos con la familia y comer bien para lo que nos quedaba. De nuevo las sensaciones con las que llegamos, si obviamos mi pie, eran muy buenas, sentíamos que teníamos cuerda para rato. Llevábamos 78Km y 17h:43m de carrera.

Al llegar al polideportivo donde estaba el avituallamiento nos conducen por un pasillo por donde estaban alineadas por número de dorsal todas las bolsas que habíamos dejado horas antes en Chamonix. Según te veían entrar los voluntarios cogían tu bolsa y te la daban al vuelo. Me impresionó, nunca había visto un sistema tan eficiente de repartir las bolsas. Un detalle bueno de la organización que luego tendría un punto negro en el área reservada para el contacto de los acompañantes con los corredores, muy pequeña para tanta gente y donde era difícil encontrar una zona donde estar cómodo.

captura-de-pantalla-2016-10-02-a-las-1-25-07

En la entrada al polideportivo pacientemente nos esperaban mi padre y la familia de David ya preocupados porque les habíamos dicho que llegaríamos un poco antes. Es lo que tienen estas carreras es difícil calcular con precisión el tiempo que tardaras en recorrer el camino.

Ya en la compañía de mi padre aprovecho para cambiarme la ropa y las zapatillas. La ropa fue fácil pero las zapatillas me daba pánico quitármelas por lo que me podía encontrar en los dos pies, el izquierdo por la lesión y el derecho por que notaba que me habían aparecido ya varias ampollas. Tanto es así que hasta dude si quitármelas pero era necesario así que me toco armarme de valor :-P. Me quito las zapatillas y los calcetines y me encuentro los pies negros de todo el polvo que habíamos sufrido en la parte final del camino. Procedo a limpiarme los pies con unas toallitas para poder ver los daños. Curioso o lógico, no se muy bien, pero el izquierdo que lleva molestándome desde que salí, tiene buena pinta nada de inflamación y apariencia del todo normal. Por el contrario el derecho ¡Madre mía el derecho! No se ni cuantas ampollas tenía, recuerdo al menos cinco ampollas aunque igual hasta había alguna más. Un poco a la desesperada procedo a poner Compeed por todo el pie que quedo de lo mas bonito con tanto parche :-D. En fin me puse calcetines y zapatillas nuevas. Veremos que pasa cuando volvemos a la carrera.

Después de adecentarme ya pase a la zona donde estaba el catering. Allí me esperaba David que estaba cogiendo comida. Teníamos poco más de media hora para salir de ahí antes de que nos cortaran y por lo tanto nos impidieran seguir en carrera pero yo estaba tranquilo ahora tocaba comer bien, cogí varios platos de pasta y sopa con fideos acompañado de cocacola, agua, yogur y algo de chocolate. ¡Vaya mezclote! Pienso ahora pero en ese momento es lo que me apetecía. Tan tranquilo comí que a falta de 25 minutos David me recordó que terminará ya, jeje tenía razón pero yo estaba concentrado en tomarme mi tiempo y para terminar me puse un té que me tome tranquilamente junto al ibuprofeno a ver si había suerte y me ayudaba con el pie lesionado. Al final salí del avituallamiento con 20 minutos. David ya me esperaba nervioso fuera del mismo, jeje así al menos ya no le cortarían. Yo seguía tranquilo estamos con fuerzas y los tiempos de corte ahora eran bastante mas holgados. Esto tenía buena pinta.

Habíamos echado mucho tiempo en Courmayeur, pero en carreras tan largas como estas a veces es necesario ir mas lento en algunos puntos para ir mas rápido después y creo que este era el caso. Nos despedimos de la familia y comenzamos a correr de nuevo hacia la montaña, hacia la aventura….comenzaba una nueva carrera de 90Km.

Continua….. Disfrutando un sueño: UTMB (Parte 3 La carrera hasta Chamonix)

 

Disfrutando un sueño: UTMB(Parte 1 El camino)

¿Hemos vencido a un enemigo? No, solo a nosotros mismos. ¿Hemos adquirido fama? Aquí eso nada significa. ¿Hemos conquistado un reino? No y si. Hemos logrado una satisfacción extrema, cumplido un destino, luchar y entender y nunca lo último sin lo primero. Esa es la regla.

                                                      George Mallory. Después de descubrir por primera vez los Alpes y subir sus cumbres. Se dice, todavía hoy no hay pruebas concluyentes, que fue el primer hombre, junto a Andrew Irvine, en coronar el Everest en 1924.

 

logoUTMBbig

Cuando leí la cita de Mallory sobre los Alpes me sentí inmediatamente identificado con ella y con el sentimiento de respeto que emana hacia la montaña. Todo asalto a un cumbre es un gran reto personal. Un reto en el que un insignificante humano mide fuerzas frente a la grandiosidad de una montaña. Un reto lleno de incertidumbre porque cuando se inicia nunca sabes como va a desarrollarse. La caprichosa montaña dispone de muchos recursos para hacer que la subida más fácil se convierta en extremadamente complicada. Nunca una preparación minuciosa puede garantizar el éxito, pero la ausencia de la misma prácticamente garantiza el fracaso. Cuando el reto no se limita a subir una montaña sino una sucesión de cumbres alpinas a lo largo de 170Km el reto escala a cotas mucho mayores. Y tal como decía Mallory “luchar y entender y nunca lo último sin lo primero”. Toca prepararse para luchar, luchar y luchar para poder “entenderse” con esa sucesión de cumbres y tener alguna opción, nunca la seguridad, de salir indemne del enfrentamiento.

profil_utmb2016

Allá por el mes de enero, poco después de confirmar la inscripción, la organización del UTMB nos mandaba a los participantes un correo que me encantó y que creo resumen muy bien la filosofía del evento:

Sobre el Mont-Blanc se escriben tantas historias como zapatillas de running ve pasar. Todos los corredores recorren los mismos senderos pero cada uno tiene sus propias motivaciones, sus propios sentimientos, sus propias experiencias, su propio camino para llegar aquí y su propia manera de apreciar una aventura que es a la vez única, personal pero también compartida.

Algunos estarán allí para hacer algo ‘grande’. Otros se ponen a prueba en una de las distancias propuestas (100 millas, 100 kms, 50kms …) comparten un desafío deportivo entre amigos. Ella corre por el sentimiento de libertad que eso proporciona, pero también para que el mundo sea más solidario. Él celebra sus 60 años y una forma física reencontrada gracias a una ‘segunda vida deportiva’. Otro se sorprende un poco cada día de lo que su cuerpo es capaz…
¿Y a ti? ¿Qué es lo que te motiva?

¡Vaya pregunta! Tal fácil y tan difícil de contestar a la vez, son tantas cosas. En mi caso la motivación principal es el propio reto en si. Ver hasta donde la ilusión, la motivación, las ganas pueden llevar a un cuerpo atléticamente modesto – vamos, del montón- hasta la meta. Hace pocos años ni siquiera podía imaginar que se pudiera hacer una cosa así y ahí estaba en enero del 2016 con la inscripción confirmada para probar si era capaz de terminar un reto de esa envergadura. Ya no había lugar a la marcha atrás. Este era el año.

Las palabras dureza, sufrimiento, límite o extenuación son las reinas de todo relato que se precie del UTMB, sin embargo estas palabras afortunadamente aparecerán poco por este relato. La idea con la que me había imaginando mi carrera y que os adelanto que conseguí cumplir :-),  era, como viendo siendo habitual, disfrutar al máximo del magnifico escenario donde se desarrolla la prueba. Para ello era clave ir de menos a más olvidándose en todo momento de tiempos y posiciones. Así que había que salir tranquilo para llegar al final, si fuera posible, con las suficientes fuerzas como para poder seguir disfrutando. Difícil tarea esta ya que la incertidumbre de como se comportaría mi cuerpo a partir de los 120Km (distancia máxima que hacia recorrido en carrera) hacía que estuviera inquieto ante lo que se me venia encima.

Unos días antes de viajar a Chamonix me enteré que David, un conocido del grupo de corredores de Alicante y ahora un gran amigo, también iba a debutar en el UTMB. Nos pusimos en contacto y el hecho de hablar con alguien con las mismos miedos e inquietudes creo que nos permitió a ambos calmar bastante los típicos nervios antes de la carrera. De lo que no era consciente en este momento es de lo importarte, diría que hasta definitivo,  que iba a ser este suceso para el devenir de la carrera. De nuevo se repetía la historia del CCC, donde termine corriendo con Felix, cuando unos pocos meses antes ni siquiera nos conocíamos.

La preparación para el UTMB ha sido complicada porque desde enero me lleva acompañando una temida fascitis plantar. Una lesión que no me ha impedido entrenar, la verdad, y con la que he conseguido convivir bastante bien. En cualquier caso siempre me mantenía preocupado acerca de como iba a evolucionar. A falta de tres semanas para el UTMB las molestias que tenía comenzaron a cambiar, se desplazaron del comienzo de la fascia hacia el lateral interno del pie. Pude seguir corriendo estas últimas semanas pero estaba bastante mosqueado con el tema. El nuevo dolor me estaba obligando a cambiar algo la pisada lo me que daba miedo por las consecuencias que podría traer y que llegaron a falta de cuatro días para el gran evento.

Con las maletas ya hechas y solo pensando en volar a Chamonix me levanto el martes con un dolor en el pie izquierdo que me impide incluso apoyar el pie. Pienso en que ya aparecen los típicos dolores fantasmas previos a cualquier gran evento y que luego se difuminan sin mayor consecuencia. Pero no, este es diferente, el dolor no es igual a los que he vivido otras veces, pasan las horas y el dolor sigue ahí presente. Comienzo a inquietarme y mucho. Hablo con Pez intentando buscar la calma que el siempre transmite y ver si me puede aconsejar un físio. Me dice que no me preocupe y que el tiene cita hoy con el físio y me la cede. Si hay alguien al que tengo que agradecer todo lo que he disfrutado estos últimos años corriendo en la naturaleza este es Pez. Un ejemplo de todo lo que me gustaría ser de mayor. Pasional, comprometido y siempre, siempre positivo. Viendo y destacando siempre lo bueno por delante de todo lo demás. Todo ello unido a un gran atleta, aunque el no lo reconozca, que nos ha ido abriendo camino a muchos demostrándonos que todo lo que queramos hacer es posible, no fácil, nunca regalado pero si posible. Un ejemplo claro que cuando realmente se quiere y se disfruta recorriendo el camino sin poner más foco del imprescindible en el objetivo final se puede llegar disfrutando de cada paso y cumplir con la meta.

Así que gracias a Pez me presente el martes a ver Pasqui, el fisio, para que me revisara ese pie izquierdo rebelde. Diagnostico: fascitis parece que curada, fascia normal, pero inflamación de los músculos que mueven del dedo gordo del pie. Me pone un vendaje ya que no tiene sentido trabajar sobre la zona a tres días de la carera. Me enseña como hacerlo, por si necesito sustituirlo y me tranquiliza diciéndome que no es muy grave, y por supuesto que salga, lo intente y si duele pues ibuprofeno.

img-20160824-wa0001

Con el vendaje puesto el pie me sigue doliendo pero algo menos y una cosa tenga clara, no me quedaré con la duda. El viernes estaré en la salida, saldré y ya veremos que pasa. Conforme van pasando los días el pie va mejorando levemente pero el dolor nunca llega desaparecer. Me da la sensación que aunque la cosa mejora, me van a faltar unos pocos días para llegar sin dolor a la salida. Dos días más me hubiesen venido de perlas, pero el viernes a las 18:00h sale irremediablemente la carrera, no hay tiempo para más.

Llega el jueves y con un magnifico amanecer nos despide el Mediterráneo antes de salir camino del avión que nos debe llevar a Chamonix, el centro mundial del Ultra-Trail. Siempre me ha costado madrugar pero el privilegio de poder disfrutar de este espectáculo de degradados de colores en el cielo, a los que la foto no llega a hacer justicia, siento que presagia cosas buenas. Me quedo unos minutos mirando al horizonte y pensando en que ha llegado este momento tan largamente esperado. ¡Nos vamos a Chamonix!20160825_064913

Pero no, no me voy solo. Acompañándome viene mi padre que me hará labores de soporte durante todas las horas que dure la carrera. Una figura, la del acompañante, a mi parecer poco reconocida pero de vital importancia. El foco se centro demasiado en los corredores pero sería injusto no reconocer lo que los acompañantes hacen de manera totalmente altruista. Los que corremos estamos ahí disfrutando de un sueño, nuestro sueño, pero ellos están ahí simplemente por amor y/o amistad con el que corre. Y por ello son capaces de tirarse horas esperando a sus corredores en los avituallamientos, preocupados por saber cuando llegaremos o ir de avituallamiento en avituallamiento ya sea de día o de  noche, esté apretando el sol o lloviendo, este el avituallamiento más cerca o muy lejos. Y después de toda esa paliza cuando llegamos y nos ven nos esconden todas esas horas de angustiosa espera y solo tienen palabras de apoyo y ánimo. Lo dicho un GRACIAS muy grande para ellos. En mi caso mi padre fue un apoyo estupendo, ahí estuvo en todos los puntos que habíamos acordado para ayudar en lo que fuese necesario. La paliza que se pego durante dos días no tuvo nada que envidiar a la mía. En Chamonix ambos fuimos finishers pasando juntos por debajo del arco de meta, era lo justo.

Poco antes de llegar a Ginebra, el piloto nos informa que si miramos a nuestra derecha podremos admirar el MontBlanc. Me asomo y se me ponen los pelos de punto de pensar que en 36 horas estaré subiendo y bajando todas esas montañas que ahora desde el avión parecen pequeñas pero que a buen seguro desde tierra parecerán auténticos colosos.

20160825_104756

Una vez aterrizamos cogemos el coche de alquiler y nos dirigimos a Chamonix. En la carretera de nuevo el MontBlanc haciendo acto de presencia, demostrando que domina estos valles y dejándonos claro que durante los cuatro próximos días estará muy presente en nuestra vida.

20160825_130451

Llegamos a Chamonix. Decido repetir el mismo hotel que en la CCC, muy justito en cuanto servicios y caro pero excelentemente situado. Tiene 50 habitaciones y me van a dar exactamente la mismo habitación que en la CCC, ya es casualidad :-). Tampoco me quejo, habitación pequeña pero con vistas directas ¿A que no adivináis a donde? Por supuesto al omnipresente MontBlanc.

img_20160825_150946417

Después de comer decido ir a por el dorsal, cuanto antes mejor, mañana solo quiero descansar y me esperaba que hubiera bastante colas, pero no ¡Sorpresa! solo tengo cuatro corredores delante mía y 5 minutos después ya he pasado el control de material y tengo el dorsal en mis manos. Cada vez más cerca de la mítica salida del UTMB, solo quedan 24 horas y tengo todos los deberes hechos, solo queda descansar y tratar de recuperar el pie lo mejor posible.

20160826_164228

Después de unas compras, difícil resistirse en la completa feria del corredor, quedo con David para hablar de la carrera intentando calmar los nervios que aunque todos intentamos disimular irremediablemente nos acompañan en nuestro interior.

20160826_104224

Y amaneció el día de la carrera. Si, por fin llegó. Después de meses de imaginar como sería ese día y ahora ya era real. El día había llegado, tocaba intentar estar tranquilo y descansar hasta las 18h cuando se daría la salida a esta gran aventura. El pie todavía me molestaba, pero había mejorado bastante. ¿Como se comportaría durante todas las horas que durará la carrera? Todo una incógnita que no descubriré hasta que comience la fiesta.

A las 17h quedé con David para colocarnos en la salida y compartir esos primeros momentos juntos. Es importante no llegar muy tarde para no salir muy atrás. Al entrar en la zona de salida vemos que incluso llegando una hora antes estamos muy atrás ¡No vemos el arco de salida! Joder vaya decepción. Hablando con un chica francesa, de padres españoles, que esperaba juntos a nosotros nos comenta que estemos tranquilos que la gente de delante está sentada esperando y los “elite” tienen un box más amplio para ellos. Unos minutos antes de la salida la gente se levanta y se abre el box de los “elite” por lo que nos acercaremos a la salida. Afortunadamente es tal como nos lo ha avanzado y diez minutos antes de la salida nos encontramos, cerca, muy cerca del arco de salida. ¡Que nervios!

20160826_174636

Por los altavoces comienzan a recordarnos en francés que somos unos privilegiados. Que nunca olvidemos durante todas las horas que nos esperan por delante donde estamos, lo que nos ha constado estar ahí y en resumen que disfrutemos del momento respetando el privilegiado entorno donde se disputa la prueba. Repiten el mismo mensaje en varios idiomas y comienza a tronar por todos los bafles de la plaza “Conquest of Paradise” de Vangelis. Banda sonora intimamente ligada al UTMB y que en mi opinión transmite claramente el gran reto que se nos viene encima a todos los que ahí estamos. Cualquier aficionado al Ultra-Trail al oir esta banda sonora le aparecen imágenes de la plaza de Iglesia de Chamonix repleta de corredores dispuestos a enfrentarse a una prueba que alguna u otra manera les marcará para siempre.

20160826_174656

Estos minutos antes de la salida son muy especiales, durante años he visto la salida y me he imaginado algún día estar ahí y ese momento ha llegado.

El instante es mágico y sigo emocionándome al recordarlo escribiendo estas palabras. En un momento me giro hacia David y veo que la emoción ha podido con un tío duro como el y le caen algunas lagrimas. Si ya estaba yo emocionado eso me termina de rematar, no soy de lágrima fácil pero internamente estoy sobrepasado emocionalmente. Solo cada uno de nosotros sabemos lo que nos ha costado llegar ahí. Un camino que innegablemente hemos recorrido gustosos pero que ha sido de muchos años y ha estado lleno de sacrificios, tanto nuestros como de los que nos rodean para llegar a culminar ese sueño que estamos comenzando a vivir. Me viene a la mente todo lo correteado por las montañas tanto en carreras como en entrenos. Todas esas cimas conquistadas, todas esas horas dedicadas y todos esos buenos y malos momentos que me han permitido crecer lo suficiente como corredor como para atreverme a embarcarme en esta aventura.

Y por fin, puntualmente,  se da la salida y empezamos a correr. Ya solo nos quedan 170Km de disfrute para volver a entrar de nuevo bajo este arco que hoy nos despide. Solo un pensamiento recorre mi mente: Ojalá esté a la altura de la montaña que nos va a acoger los próximos dos días y por tanto sea justo merecedor el domingo de volver a cruzar el mismo arco que hoy nos despide.

14107876_1026475410811976_5949462442010207177_o

Continua…..Disfrutando un sueño: UTMB (Parte 2 La carrera hasta Courmayeur)

 

Contando los días para el UTMB

“Hay quien  dice que el destino es algo que esta fuera de nuestro control. Que el destino no nos pertenece, pero yo se que no es así. Nuestro destino está dentro de nosotros, solo tenemos que ser valientes para poder verlo”.

Brave. Pixar.

Estas últimas semanas se están haciendo largas. Parece que nunca llegará el momento de presentarse en Chamonix pero los días van pasando y ya a poco más de una semana para estar en la salida del UTMB arrecian los nervios. Los Km semanales han ido bajando para acumular más descanso y menos distancia. Hace 2 semanas última subida a Peñalara, pico más alto de Madrid, para desde ahí cerrar los ojos y tratar de imaginar todo lo que se me viene encima.

20160730_104611#1

Una labor difícil o directamente imposible. ¿Quien sabe todo lo que puede ocurrir en los 170Km que rodean el MontBlanc? He preparado la carrera lo mejor que he podido, estoy muy motivado y si, tengo ganas de enfrentarme a tamaño reto con un objetivo claro y simple: terminar. Tan simple como complicado, porque está claro que esta empresa no va a ser gratis ni fácil. Entre otras cosas por tener que enlazar dos noches, cosa que nunca he hecho y me da mucho respecto. Pero ahí, precisamente, esta en el reto…intentar llegar un poco mas allá.

Ahora ya preparando el material y mirando, remirando y volviendo a mirar el recorrido salen los nervios y toca comenzar a trazar toda la estrategia necesaria para afrontar una carrera así. Aunque el destino sea caprichoso y tome caminos imprevistos, como decía la cita que introduce esta entrada, el destino no está del todo fuera de nuestro control o al menos eso es lo que me gusta pensar. Por ello ,y/o tal vez también para calmar mis nervios, siento la necesidad de tener un plan de carrera, teniendo en cuenta que como en cualquier proyecto habrá que hacer cambios sobre la marcha, espero que no sean muchos. 🙂

Los alpes esperan….¡Que ganas!

Ehunmilak. g2h. Disfrutando en Euskadi.

El éxito consiste en obtener lo que se desea, la felicidad en disfrutar lo que se obtiene.
Anónimo

Tremendo el fin de semana disfrutando del acogedor ambiente con el que Beasáin nos recibió a los corredores que íbamos a disfrutar de alguna de las tres pruebas que se celebraban ese fin de semana. La pasión por la montaña y los deportes que en ellas se practican se sentía en cada rincón de un pueblo volcado con la carrera. Solo es necesario un dato para demostrar este apoyo incondicional 1.100 corredores y 1.500 voluntarios. ¡La leche!

El viernes después de trabajar salimos camino a Euskadi, recogemos a Pedro en Aranda y del tirón a Beasáin. Allí fácilmente encontramos el parking que la organización había reservado en exclusiva para los corredores. Un buen detalle dado el escaso sitio para aparcar que había en el pueblo. Aparcamos y nos vamos a buscar los dorsales, no sin antes darnos cuenta que estamos en Euskadi, aunque toda la documentación de la carrera esta escrita en Euskera me sorprendió que casi todo el mundo en el pueblo hablaba también en Euskera, simplemente no me lo esperaba. En cualquier caso ello no resulto ser ningún problema, la gente muy amable cambiaba a castellano en cuanto les decías que no entendías.

Una vez pasado el control de material y con los dorsales en la mano volvemos al coche para vestirnos. Saco el material y cuando me voy a poner las zapatillas ¡Sorpresa! Me he dejado las plantillas en casa. Un fallo así puede acabar con la carrera antes de salir. Afortunadamente tenía otras zapatillas para cambiarme en Etzegarate. Rescato las plantillas de ellas y a cambio me quedo sin zapas de repuesto, por supuesto un precio aceptable. Eran las 21:30h y teníamos hora y media antes de la salida, tiempo justo para tomar algo. Intentamos buscar un restaurante donde comer algo sentados, pero no, todo lo que encontramos en el centro del pueblo eran tabernas de “pintxos” así que siguiendo el refrán de “Allá donde fueres haz lo que vieres” entramos en un par de ellas y probamos las delicias locales antes de dirigirnos al box de salida.

20160708_220412

Sobre la salida no tengo otro calificativo que espectacular. Con “Conquest of paradise” de Vangelis de fondo y un pasillo humano de muchos cientos de metros envolviendo y animando a muerte a los corredores imposible no salir de Beasáin con una sonrisa en la boca y los pelos de punta. Lo que tenemos por delante será muy grande.

IMG-20160708-WA0004

20160708_225605

Con la emoción del momento todavía metida en el cuerpo enseguida salimos del casco urbano y comenzamos a pisar tierra.Toca afrontar las primeras subida del día y nos encontramos con el primer avituallamiento donde nos reciben de nuevo en honor de multitudes y coreando nuestros nombres gracias a que el dorsal lo llevaba impreso. Sigue impresionándonos el apoyo de la gente a los corredores, había leído acerca de esto, pero vivirlo en primera persona es otra cosa.

Salimos del avituallamiento los tres juntos y comienza lo bueno, en medio de la oscuridad comenzamos a subir por tramos de tierra y asfalto, subidas duras por la pendiente y bajadas peligrosas por la hierva mojada. Como siempre en estas lindes vemos una preciosa hilera de luces blancas y rojas subiendo por los montes nos rodean. En poco tiempo llegamos al segundo avituallamiento. Pedro llega un poco después y nos comenta que prefiere ir un pelín mas lento. Así que en este punto el grupo de tres se separa. 😦

20160709_014905

La temperatura durante la noche esta siendo bastante buena para correr pero la alta humedad del ambiente hace que vayamos sudando todo el tiempo. Justo antes de llegar al siguiente avituallamiento nos encontramos corriendo por un magnifico sendero entre una pared de piedra y la orilla del Embalse de Urdalur. Toda la zona por la que discurre este tramo tiene pinta de ser preciosa, una pena recorrerla de noche. Son las 5.30h de la madrugada y llegamos al tercer avituallamiento donde nos espera gente hasta con cencerros que agitan animosamente al paso de los corredores. Seguimos flipando.

Son las 6.15h y comienza a amanecer y es curioso pero es en este momento cuando el sueño empieza a atacarme. Creía que esta vez me iba a escapar de las garras de Morfeo, pero no, el sueño acude puntual a cada ruta nocturna que hago.

20160709_061935

La siguiente hora y media, a pesar de haber ya luz y no necesitar el frontal serán para mi las más duras de la carrera. Sigo avanzado pero voy cerrando los ojos a cada paso.

20160709_064114

Vamos avanzando por frondosos bosques de hayas y senderitos que se abren camino entre helechos de más de un metro de altura.

20160709_062132

Ya con luz podemos apreciar la belleza del entorno que nos rodea pero también el barrizal por el que vamos. Un barro muy molesto que resbala mucho y además al ser arcilloso se pega que da gusto haciendo que las zapatillas vayan ganando peso en cada paso.

Nos acercamos a un gran charco que no parecía muy profundo, vamos corriendo y piso con decisión. De pronto el pie no halla el fondo del charco y me encuentro hundiéndome sin fin…milesimas de segundos que parecen una eternidad…finalmente cuando el pie pisa fondo el barro me llega hasta la rodilla derecha y del frenazo caigo hacia adelante hundiendo las manos también en el barro. Al menos salvé más o menos la pierna izquierda 😛

20160709_074034

Por un segundo pensamiento negativo, pero solo un segundo, cuantas veces de niño nos hubiese gustado meternos en los charcos y nos dejaban. Hoy me estoy vengando de todas esas ocasiones perdidas 🙂

Estamos cerca de Etzegarate Km 50, punto casi intermedio de la carrera y un punto fácil para abandonar si se presenta cualquier problema. Pero visto lo bien que vamos y lo que estamos disfrutando recorriendo espesos bosques entre la niebla ni nos planteamos la retirada al contrario ¡Queremos más!

20160709_110507

A las 8:30h de la mañana y después de 9:30h de carrera llegamos a Etzegarate. El avituallamiento, como siempre en este carrera, un lujo hasta autoservicio de bebida y café y los voluntarios de 10.

20160709_085430

Nuestras zapatillas reflejan la dureza del recorrido. Aquí tenía idea de dejar unas zapatillas nuevas pero dado el incidente antes de la salida me quede sin cambio así que toca meter otros 38Km a este curtido par. Opto por limpiarme bien los pies y ponerme calcetines nuevos, cambio que al final no me vino bien ya que los nuevos calcetines me provocaron algunas ampollas al final de la carrera.

IMG-20160710-WA0000

Salimos de Etzegarate con la decisión firme de llegar al final. Tenemos muy buenas sensaciones y además los voluntarios nos informan que el tramo que queda casi no tendrá barro comparado con la primera parte. A cambio nos tocará sufrir al astro rey que va  a apretar de lo lindo pero bueno, el calor lo tenemos mejor entrenado. 🙂

20160709_105436

Primer tramo de esta segunda fase de la carrera con constantes pero asequibles subidas-bajadas hasta el avituallamiento de San Adrian donde comenzaremos la dura subida al Aitzkorri.

20160709_114015

Pero antes paso por el Túnel de San Adrian que aloja una ermita en su interior.

20160709_114020

Las vacas habían decido que era un lugar estupendo para escapar de estos primeros rayos de sol mañanero que ya calentaban.

20160709_114241

Salimos del túnel y afrontamos definitivamente la subida al Aitzkorri. Primer tramo muy duro, fuerte pendiente y piedras dispuestas en forma de escalones. Comenzamos a ver los primeros corredores en modo “walking dead” y a otros que han bajado ostensiblemente su ritmo así que comenzamos a adelantarlos. No vamos muy rápidos pero si somos constantes y sin paradas y eso, a esta alturas, es suficiente para ir superando compañeros de fatigas.

20160709_122223

Como decía la subida es bastante dura y me resulta impresionante la cantidad de senderistas, alguno de bastante edad, que nos encontramos por el camino. Encima a nuestro paso nos animan efusivamente. Les agradecemos los ánimos y seguimos flipando con la gente.

Aizgorri

Al fondo se ve el refugio y el pico, ya casi estamos y la vista del final de la subida nos da fuerzas para realizar el último esfuerzo.

Coronamos y… bueno no, no coronamos, la carrera pasa a escasos 10 metros del pico pero sin subir al mismo. Nos miramos y casi sin hablar decidimos que no tiene sentido correr ya para abajo. ¿Que prisa tenemos? Hacemos esos últimos metros de subida, admiramos las maravillosas vistas y nos quedamos unos minutos hablando con la gente que está allí arriba. Aprovechamos para hacer foto de cumbre y tranquilamente a continuar.

20160709_123551

Hemos parado 10 minutos y nos han vuelto a pasar muchos de los corredores que adelantamos durante la subida y que sin parar se han tirado para abajo. Tal como entendemos nosotros este deporte y dado que no vamos a ganar, eso es seguro :-P, no tiene sentido llegar a lo alto y no parar a admirar lo conseguido. Pero hay tantas formas de entender la carrera como corredores, todas válidas, y eso es lo bueno, que todas caben en la misma prueba.

20160709_131705

Comenzamos a bajar y rápidamente el Aitzkorri va quedando atrás y nos encontramos en un valle lleno de praderas verdes.

20160709_131718

Según el perfil toca subir un poco más para bajar ya casi a saco hasta Beasáin. En este tramo de repente un corredor viene desde atrás apretando. Nos sorprende que a estas alturas alguien venga tan rápido, pero como siempre aplicamos aquello de que si alguien viene más rápido que tu déjale paso. Al pasarnos vemos que lleva dorsal de la carrera de 168Km, Es el primero de esta carrera que salió 5 horas antes que nosotros y lleva aproximadamente ya 150Km y nosotros 70Km y nos ha pillado ¡Toma ya! ¡Que máquina! :-O

Pasamos por Zerain a las 16:00h de nuevo la gente nos anima a nuestro paso. Llevamos 17h y 80Km, lo duro ya ha pasado y sabemos que vamos a llegar. Ahora toca dar todo lo que nos queda pero sin dejar de disfrutar del momento.

20160709_160305

Estos 8km resultan ser los más monótonos de la carrera o puede que sea por el cansancio que llevamos acumulados, pero se nos hacen pesados. Aun así corremos, lentos eso sí, durante gran parte de esos Km. Por este tramo pasamos por caseríos y en muchos de ellos nos ofrecen refrescarnos con una manguera, otro gran detalle de la gente de la zona.

Y terminamos llegando a Beasáin. Estamos a 1 Km de la meta cuando vemos venir al segundo de la carrera de 168Km, paramos para verle pasar y aplaudirle ¡Otro máquina! Dejamos pasar unos segundos y decimos arrancarnos a correr y no parar ya hasta la meta. Son las 18:20h de la tarde y las calles del pueblo están llenas de gente que nos anima como si fuéramos los ganadores. Al escribir esto todavía se me pone la piel de gallina al recordar el momento. Creo que las fotos lo dicen todo, sobran las palabras.

Foto cortesía de Festak.com Muchas gracias. En su web muchas más fotos de la carrera.

Foto cortesía de Festak.com Muchas gracias. En su web muchas más fotos de la carrera.

38 minutos después llegaba Pedro, al final fuimos toda la carrera muy cerca, una pena que no pudiéramos sincronizar nuestros ritmos para hacerla juntos.

Foto cortesía de Festak.com Muchas gracias. En su web muchas más fotos de la carrera.

Al final 88Km (mi GPS marco 93.75Km) en 19.28h. Ha sido una gran carrera con una organización de lujo, con unos voluntario de 11 sobre 10, con un apoyo popular como no había visto antes en ninguna carrera, con un tiempo espectacular y en un entorno único. Una carrera de esas que al menos una vez en la vida debes saborear. No se me ocurre que más añadir, solo que vivir y disfrutar esas 19h compensa con creces todo el duro entrenamiento realizado este invierno.

Ya duchados nos enfundamos la merecida camiseta de la carrera y como nos ha sabido a poco los Km vamos a dar una vuelta por el pueblo para relajar las piernas. 😛

Ehunmilak

y como no a probar las delicias de la zona, que bien entraba esa sidra natural fresquita.

Sidra

Con la g2h acaba el último entreno largo de cara al UTMB que en poco más de un mes me permitirá intentar el asalto a los 170Km. Ahora solo queda seguir corriendo para mantener la forma pero el trabajo está casi todo hecho…¡Que ganas! Vaaaamoosss…..